Nosotros         Proveedores      

Metformina 850mg

Tableta recubierta
Antihiperglicémico

COMPOSICIÓN
Cada tableta recubierta contiene:
Metformina clorhidrato         850mg
Excipientes c.s.p.

INDICACIONES
Tratamiento de Diabetes tipo 2. Metformina clorhidrato está indicado en pacientes con diabetes tipo 2 para el control de la hiperglicemia que no puede ser controlada por la dieta, ejercicio o reducción de peso, o cuando la terapia con insulina no es requerida o factible. Es usado como monoterapia o como adjunto a sulfonilúreas o insulina cuando uno solo no es suficiente para un control glicémico adecuado. Esto puede ser intentado si ocurre falla primaria o secundaria de sulfonilúreas. Sin embargo la precaución y diagnóstico clínico deben ser usados al combinar metformina clorhidrato con dosis máximas de sulfonilúreas para tratar a los pacientes no obesos con Diabetes tipo 2, que no están respondiendo claramente a las sulfonilúreas; la insulina puede ser el tratamiento preferido en tales situaciones.
Tratamiento del síndrome de ovario poliquístico.

ACCIÓN FARMACOLOGICA
Mecanismo de acción:
Metformina clorhidrato potencia el efecto de la insulina por mecanismos no entendidos completamente. Metformina clorhidrato no estimula las células beta del páncreas para incrementar la secreción de insulina; la secreción de insulina debe estar presente para el funcionamiento adecuado de metformina clorhidrato. Se postula que la metformina clorhidrato disminuye la producción hepática de glucosa y mejora la sensibilidad a la insulina mediante el aumento de la captación y utilización de la glucosa periférica.
Específicamente, se piensa que metformina clorhidrato puede aumentar el número y/o la afinidad de los receptores de insulina a nivel de la superficie de la membrana celular, especialmente en los sitios periféricos del receptor y ayudar a corregir la baja regulación del receptor de insulina. Este efecto incrementa la sensibilidad a la insulina en los sitios de unión al receptor y post-receptor e incrementa la captación de glucosa periférica. Las concentraciones de insulina se mantienen sin cambios o se reducen levemente, mientras que el metabolismo de la glucosa mejora. En individuos diabéticos o no diabéticos, la dosis terapéutica de metformina clorhidrato no causa hipoglicemia. Además los efectos metabólicos de metformina clorhidrato incrementan las reservas de glicógeno hepático en pacientes diabéticos (pero no en pacientes no diabéticos), reduce la oxidación de ácidos grasos y la formación de Acetil-coenzima A, y puede disminuir la absorción de glucosa intestinal. La captación de glucosa y la oxidación de ácidos grasos libres, se consideran efectos causados por mecanismos mediatos no insulínicos. Algunos estudios han mostrado efectos hipolipemiantes tanto en pacientes diabéticos como no diabéticos, mientras que otros estudios han mostrado que no existe una clara evidencia que metformina clorhidrato disminuya las concentraciones de lípidos en todos los pacientes diabéticos. Estos efectos podrían manifestarse como reducción de peso, con disturbio nominal de la tasa metabólica.

PRECAUCIONES
Carcinogenicidad
Un estudio en animales de experimentación no mostró evidencia de carcinogenicidad.
Tumorigenicidad
Un estudio en ratas machos no mostró evidencia de tumorigenicidad; sin embargo en ratas hembras se produjo una incidencia incrementada de pólipos de estroma uterino benignos.

 Mutagenicidad

Metformina clorhidrato no resultó ser mutagénico en el test de Ames, en la prueba de mutación genética (células de linfoma de ratón), test de aberración cromosómica (linfocito humano) o el test in vivo de formación de micronúcleos (médula ósea de ratón).
Embarazo/Reproducción
Fertilidad:
No se han documentado problemas en humanos.
No se encontró evidencia de deterioro de la fertilidad en animales de experimentación.
Embarazo:
No se han realizado estudios adecuados y bien controlados en humanos. Se recomienda controlar la glucosa sanguínea durante el embarazo solamente con dieta o combinando dieta más insulina, mientras se deja de lado el uso de todos los agentes antidiabéticos orales. El uso de insulina en lugar de metformina clorhidrato para el tratamiento de Diabetes tipo 2 y Diabetes mellitus gestacional, permite mantener la glucosa sanguínea a concentraciones cercanas de los valores normales. Altas concentraciones de glucosa sanguínea se han asociado a una elevada incidencia de principales anomalías congénitas durante el embarazo temprano (5 a 8 semanas de gestación) y a una elevada morbimortalidad perinatal durante el embarazo tardío. Un reporte de estudio de malformación de infantes mostraron índices de 35; 12.9 y 4.8% cuando la hemoglobina A1c (un indicador del control de la glucosa en sangre para los tres meses que preceden) fue el 10% o más, 8 a 9.9% y menor al 8% respectivamente. La proporción de malformación en infantes cuyas madres no tienen diabetes es aproximadamente 2%.
En un estudio de teratogenicidad en ratas albinas no se encontraron anormalidades.
Según FDA: Categoría B en el embarazo.
Lactancia
No se han documentado problemas en humanos. Metformina clorhidrato se distribuye en la leche materna.
Pediátricas
Estudios apropiados realizados hasta la fecha no han mostrado problemas específicos que podrían limitar la utilidad de metformina clorhidrato en niños mayores de 10 años de edad.
Adolescentes
Estudios apropiados realizados hasta la fecha no han mostrado problemas específicos que podrían limitar la utilidad de metformina clorhidrato en niños y adolescentes hasta los 16 años de edad.
Geriátricas
Estudios apropiados realizados hasta la fecha no han mostrado problemas específicos que podrían limitar la utilidad de metformina clorhidrato en ancianos. Sin embargo, debido a una posible intolerancia gastrointestinal, se recomienda iniciar el tratamiento con bajas dosis ajustadas gradualmente, de acuerdo a la depuración renal. La dosis máxima no debe ser usada. Pacientes ancianos son más propensos a padecer deterioro renal o enfermedad periférica vascular relacionada a la edad, lo cual puede requerir ajustes en el dosaje o intervalos de dosaje, o descontinuación del tratamiento cuando sea apropiado.

INTERACCIONES
Ingesta aguda o crónica de alcohol. La excesiva ingesta puede elevar las concentraciones sanguíneas de lactato o incrementar el riesgo de desarrollar hipoglicemia, especialmente cuando el alcohol es ingerido sin alimentos.
Cimetidina u otras medicaciones catiónicas excretadas por transporte tubular renal, tales como: amilorida, agentes bloqueadores de los canales de calcio (especialmente nifedipino), digoxina, morfina, procainamida, quinidina, quinina, ranitidina, triamtereno, trimetoprima, vancomicina.
Furosemida. La reducción de la dosis de metformina clorhidrato puede ser potencialmente necesaria.
Medicamentos que causan hiperglicemia, tales como; contraceptivos orales que contienen estrógenos, corticosteroides, diuréticos tiazídicos, estrógenos, isoniazida, niacina, fenotiazinas (especialmente clorpromazina), fenitoína, agentes simpaticomiméticos, hormonas tiroideas. Estas medicaciones pueden contribuir a la hiperglicemia; puede ser necesaria una dosis incrementada de metformina clorhidrato o un cambio a cualquier agente antidiabético.
Medicamentos que causan hipoglicemia, tales como: clofibrato, inhibidores de la monoamino oxidasa, probenecid, propranolol, rifabutina, rifampina, salicilatos, sulfonamidas de acción prolongada, sulfonilúreas. Estas medicaciones pueden causar hipoglicemia por lo que es necesario disminuir la dosis de metformina clorhidrato.

CONTRAINDICACIONES
Excepto bajo circunstancias especiales, no se debe usar esta medicación cuando existan los siguientes problemas médicos:
Cualquier condición que necesite el control de glucosa sanguínea, tales como: quemaduras severas, deshidratación, coma diabético, cetoacidosis diabética, coma hiperosmolar no cetótico, infección severa, cirugía mayor, trauma severo (se puede incrementar el riesgo de efectos secundarios relacionados a glucosa sanguínea no controlada o la acidosis láctica; además metformina clorhidrato debe ser descontinuado; la insulina controla mejor la glucosa sanguínea en pacientes con estas condiciones; además metformina clorhidrato debe ser descontinuado 2 días previos a la cirugía).
Condiciones asociadas a hipoxemia, tales como: insuficiencia cardiorespiratoria, colapso cardiovascular, insuficiencia cardiaca congestiva, infarto miocárdico agudo, enfermedad hepática severa aguda o crónica, antecedentes de acidosis láctica activa o acidosis láctica activa, o deterioro de la función renal o enfermedad renal (la acidosis láctica está asociada con estas condiciones y el riesgo se va incrementando cuando metformina clorhidrato es administrado simultáneamente).
(el riego de la acidosis se incrementa con el grado de disfunción renal, deterioro de la depuración renal y la edad del paciente; pacientes que han demostrado, en ayuno, valores séricos de lactato por encima del límite superior normal no deben recibir metformina clorhidrato).
Diagnósticos o exámenes médicos usando un medio de contraste yodado intravascular, tales como: angiografía, colangiografía intravenosa, tomografía computarizada (CT) escaneada, pielografía, urografía (debido al incrementado riesgo de acidosis láctica, metformina clorhidrato debe ser descontinuado al momento de los exámenes médicos o de diagnóstico o previo a los mismos que requieran el uso de medios de contraste que puedan causar oliguria funcional; la terapia de metformina clorhidrato debe ser detenida por 48 horas después del procedimiento y no debe ser restaurado hasta que la función renal retorne a la normalidad).
Hipersensibilidad a metformina clorhidrato.
Se debe considerar la relación riesgo-beneficio cuando existan los siguientes problemas médicos:
Diarrea, gastroparesis, obstrucción intestinal, vómitos u otras condiciones que causen demora en la absorción de alimentos (las condiciones que disminuyan o demoren el vaciamiento estomacal pueden requerir una modificación de la dosis de metformina clorhidrato o un cambio a insulina).
Condiciones que causan hiperglicemia, tales como: cambios en las hormonas femeninas, fiebre alta, hipercortisolismo no tratado óptimamente, estrés psicológico (estas condiciones por aumentar la glucosa sanguínea, pueden incrementar la necesidad de monitorear con más frecuencia la glucosa e incrementar la necesidad por aumentar temporal o permanentemente la dosis de metformina clorhidrato o cambiar a insulina si la glucosa sanguínea no es controlada).
Hipertiroidismo no controlado óptimamente (el hipertiroidismo agrava la Diabetes mellitus por incremento de las concentraciones plasmáticas de glucosa, absorción de glucosa y deterioro de la tolerancia a la glucosa; las hormonas tiroideas tienen un efecto bifásico dependiente de la dosis sobre la glicogenólisis y gluconeogénesis, el cual puede dificultar el control glicémico hasta que el paciente sea eutiroideo. Pacientes con hipertiroidismo pueden requerir un incremento de la dosis de metformina clorhidrato hasta que el eutiroidismo sea alcanzado).
Condiciones que causan hipoglicemia, tales como: Insuficiencia adrenal no controlada óptimamente, condiciones de debilidad física, malnutrición, insuficiencia pituitaria no controlada óptimamente (estas condiciones, que inherentemente predisponen al paciente al riesgo de desarrollar de hipoglicemia, incrementa el riesgo del paciente de desarrollar hipoglicemia severa durante el tratamiento con metformina clorhidrato; se puede requerir una reducción de la dosis de metformina clorhidrato o un monitoreo más frecuente de la glucosa sanguínea).
Hipotiroidismo no controlado óptimamente (esta condición esta asociada con la absorción reducida de glucosa y el metabolismo alterado de glucosa y lipoproteínas; pueden ser necesarias dosis de metformina clorhidrato menores que las normales cuando existen condiciones hipotiroideas, aunque puede requerirse un incremento de la dosis de metformina clorhidrato, cuando se inicia el tratamiento tiroideo. El control de la glucosa puede ser difícil hasta que el paciente sea eutiroideo).

REACCIONES ADVERSAS
Reacciones adversas que necesitan atención médica
Incidencia rara:
Anemia megaloblástica, hipoglicemia, acidosis láctica.
Nota: La hipoglicemia usualmente no ocurre con el uso de metformina clorhidrato a menos que las condiciones las predispongan o existan factores presentes, como un ayuno inusual, el uso simultáneo de otro agente antidiabético o la dosis tóxica de metformina clorhidrato. Metformina clorhidrato en combinación con sulfonilúreas, ha reportado típicamente una concentración de glucosa basal baja, al menos 20% más que al utilizar solo sulfonilúreas.
La acidosis láctica es una complicación potencialmente fatal. Los casos reportados han ocurrido principalmente en pacientes en quienes ha existido una contraindicación; sino el riesgo es mínimo con el uso de metformina clorhidrato. Los pacientes usualmente no presentaron síntomas de acidosis láctica, sino más bien síntomas agudos de otros problemas que conllevaron a la acumulación de metformina clorhidrato debido a deterioro o insuficiencia de la función renal, en condiciones como infarto al miocardio o enfermedad hepática o renal.
Reacciones adversas que necesitan atención médica sólo si continúan o causan molestia
Incidencia más frecuente:
Anorexia, diarrea, dispepsia, flatulencia, dolor de cabeza, sabor metálico, náusea, vómito, pérdida de peso.
Nota: La diarrea, dispepsia y náusea ocurren menos frecuentes cuando son usadas inicialmente pequeñas dosis y al igual que el dolor de cabeza y el sabor metálico son transitorios. Si la diarrea ocurre después de varios meses de la terapia con metformina clorhidrato, se debe considerar la acidosis láctica.

INCOMPATIBILIDADES: No se han reportado.

TRATAMIENTO EN CASO DE SOBREDOSIS
Puesto que no hay un antídoto específico, el tratamiento es sintomático y de soporte.
Los efectos clínicos producidos por la sobredosis por metformina clorhidrato son hipoglicemia y acidosis láctica.

ADVERTENCIAS
Puede alterar los valores de laboratorio, tales como los de: Pruebas de diagnóstico pudiendo producir resultados falso-positivo en la determinación de cetonas en orina; Pruebas fisiológicas y de laboratorio como Colesterol total sérico, Lipoproteínas de baja densidad (LDL) sérica o Triglicéridos séricos, Lactato sérico en ayuno, Lipoproteínas séricas de alta densidad.
Uso apropiado:
Debe ser tomado con alimentos para reducir los síntomas gastrointestinales.
Cumplir con la terapia, no tomar mayor o menor dosis que la prescrita.
Se debe usar una dosis alternativa o realizar un cambio en la terapia para las pruebas de glucosa sanguínea, dieta, ejercicios, reemplazo de líquidos y un manejo diario del enfermo.
Si olvidó una dosis, tomarla tan pronto como sea posible; no tomar si esta cercana la próxima dosis. No duplicar la dosis.
Precauciones mientras use esta medicación:
Visitar regularmente al médico para controlar el progreso de la terapia.
No tomar otros medicamentos a menos que sea prescrito por el médico.
Informar al médico de la terapia con este medicamento cuando sea previsto exámenes médicos que requieran medios de contraste o cirugías.
Reconocer los síntomas de acidosis láctica (diarrea, latidos acelerados o tenues, calambre o dolor muscular severo, sueño inusual, debilidad y cansancio inusual).
Reconocer los síntomas de hipoglicemia (ansiedad, cambios de la conducta similar a la embriaguez, visión borrosa, sudoración fría, confusión, resfrío, piel pálida, dificultad para concentrarse, somnolencia, hambre excesivo, latidos acelerados, dolor de cabeza, nerviosismo, pesadillas, dificultad para dormir, temblores, dificultad para pronunciar, debilidad y cansancio inusual).
Reconocer los síntomas de hiperglicemia y cetoacidosis (visión borrosa, somnolencia, sequedad de la boca, enrojecimiento, piel seca, aliento con olor a frutas, frecuencia o volumen de orina incrementada, cetonas en orina, pérdida del apetito, náuseas y vómitos, dolor estomacal, cansancio, dificultad para respirar que puede ser rápido y profundo).

DOSIS Y VIA DE ADMINSTRACION
Dosis usual en adultos
Agente antihiperglicémico:
Como monoterapia:
Dosis iniciales – Oral, 500mg 2 veces al día, tomar con alimentos en la mañana y en la noche. Se puede incrementar la dosis diaria de 500mg en intervalos semanales, según sea necesario. Una alternativa de dosis es 850mg diarios, tomados con alimentos en la mañana. Se puede incrementar la dosis diaria de 850mg en intervalos de 14 días.
Dosis de mantenimiento – Oral, 500 ó 850mg 2 a 3 veces al día, tomado con alimentos.
En combinación con sulfonilúreas:
La dosis de cada agente debe ser ajustada hasta que se alcance el grado de control glicémico deseado.
En combinación con insulina
Oral, inicialmente 500mg diarios. Se puede incrementar la dosis de 500mg en intervalos semanales, según sea necesario.
Nota: La dosis actual de insulina se debe continuar al iniciar la terapia con metformina clorhidrato. Sin embargo, se debe disminuir la dosis de insulina en 10 a 25% cuando la concentración de glucosa plasmática en ayuno disminuye a menos de 120 mg/dL (6.7 mmol/L)
Límite usual de prescripción en adultos: 2550mg diarios.
Dosis usual pediátrica
Agente antihiperglicémico:
Niños hasta de 10 años de edad – No se ha establecido la seguridad y eficacia.
Niños de 10 a más años de edad – Inicial: Oral, 500mg 2 veces al día, tomados con alimentos. El aumento de dosis se debe hacer en incrementos de 500mg semanales hasta un máximo de 2000mg diarios, tomadas en dosis divididas.
Síndrome de ovario poliquístico:
Dosis inicial: Oral, 500mg 2 veces al día, tomado con los alimentos.
Dosis de mantenimiento: Oral, 500mg 3 veces al día o 850mg 2 veces al día.
Límite usual de prescripción pediátrica: 2000mg diarios.
Dosis usual geriátrica
Ver: Dosis usual en adultos. Para algunos pacientes sensibles, pueden ser necesarias menores dosis iniciales. No se aconseja el uso de dosis máximas en ancianos.

ALMACENAMIENTO
Almacenar entre 15 y 30 ºC (59 y 86 ºF) en un envase resistente a la luz.